lunes, 22 de mayo de 2017

Gastroletras de Fernando Aramburu

Patria, de Fernando Aramburu, ha sido el fenómeno literario de 2016 en España, sin duda. Tal vez haya quien piense que esa pretensión de escribir la novela total, definitiva y necesaria sobre el conflicto vasco es un objetivo demasiado ambicioso ya que, es evidente, todavía hay muchas realidades vitales que no han quedado reflejadas. En cualquier caso, es una novela que recomiendo vivamente. Yendo a nuestro terreno, la pasión por la buena mesa es algo intrínseco de la cultura vasca y son muchos los pasajes de la novela dignos de traer a esta sección. Pero he optado por la reflexión de Bittori tras la comida que organiza para conocer a la novia de su hijo porque me parece genial la forma de intercalar aspectos sociales, económicos, familiares, culturales... con la cuestión gastronómica, poniéndolas toda al mismo nivel a la hora de hacer el perfil de la nueva pareja del hijo. Aquí tenéis:
No le había pasado a Bittori inadvertida una acción de la invitada. ¿Cuál? Pues que, creyendo que nadie la veía, acercó con torpe disimulo sus labios pintados al oído de Sabier; vertió oreja adentro rápidas escuchitas que formaban un ruego, ¿una orden? Y el ingenuo, el que obedece a  una subalterna, dejando pasar unos segundos como para fingir que la petición era ocurrencia suya, dijo:
--Ama, ¿te importaría retirar la cabeza del gorrín?
Rodas las miradas confluyeron en la fuente con el tostado, jugoso, pacífico animalillo recién servido en el centro de la mesa. Medio gorrón encargado a un carnicero de Pamplona. Sus buenos dineros le había costado a Bittori, además del viaje de ida y vuelta en autobús. Y todo por agasajar a la invitada con un producto de primera calidad.
Antes le compraba la el gorrín a Josetxo. Le compraba de todo. Había confianza, había amistad Ahora no se dan ni los buenos días. 
--¿Pues?
--Es que Aránzazu  no está acostumbrada.
La defendía, claro. Y ella nos tendrá por unos carnívoros primitivos. Bittori  no pudo menos de sentir la mediación de Xabier como una puñalada.
--¿Tú te imaginas a nuestro hijo viviendo con una persona así? ¡Por Dios! En esta casa hemos dido toda la vida de carne y pescado. Y es que además estos comeplantes son gente rara, llena de manías. ¡Qué forma de hablar! Haciéndose la profesora, dando todo el rato explicaciones. ¡Una simple auxiliar de enfermería! A mí no me la pega. Esa ha jipado al médico tontaina, que sabe mucho de intervenciones quirúrgicas, pero de vivir con una mujer no entiende nada, y ha dicho: este para mí. Una divorciada más lista que el hambre. Una mujer de segunda mano, que se ha bañado en todas las aguas habidas y por haber. Come como un pajarito. El bizcocho, ni tocarlo. Le gustaría, pero esta mañana y aha tomado su dosis diaria de hidratos de carbono. ¡Será relamida!

[Fernando Aramburu, Patria, Tusquets]

.... Patria, de Fernando Aramburu, narra la historia de dos familias a través de las cuales hace un recorrido por los más de treinta años que el País Vasco ha tenido que convivir con el terrorismo de ETA. Recientemente le ha sido concedido el Premio de la Crítica 2016. Próximamente será adaptada a la pequeña pantalla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario